Mirianrocu

Yves Rocher: mascarilla de arcilla marroquí

Posted by: mirianrocu on: 30 septiembre, 2011

Esta mascarilla pertenece a la línea «Tradition de Hammam» y la comparte con el elixir de masaje oriental, el exfoliante oriental piel de terciopelo, el bálsamo de argán nutritivo y el jabón oriental con aceite de argán. Podemos comprarla por 16.80€ , pero ya sabemos que en esta franquicia siempre tienen promociones que abaratan bastante los precios, ahora mismo la podemos conseguir a 10 euritos justos.

La presentación es en tubo de plástico blando de 100ml, que queda de pie boca abajo, lo que ayuda a extraer todo el contenido, con una bonita combinación de tonos marrones, cobrizos y dorados. El frontal cuenta con el nombre del producto, la marca, la imagen de la semilla de argán en dorado y un arabesco, también dorado, en la parte superior. En la trasera están el resto de datos, es decir, la presentación del producto, el modo de empleo, los componentes, la caducidad, la dirección comercial, etc.

Los ingredientes estrella de este producto son el aceite de argán bio y la arcilla de Marruecos, que son el noveno y el segundo ingrediente, respectivamente. El aceite de argán tiene propiedades hidratantes, se dice que es incluso más hidratante qe el aceite de rosa mosqueta, pero supongo que la cantidad presente no es alta, pues además es un producto muy caro. La arcilla es el limpiador y purificante por excelencia en el mundo de la cosmética natural por su gran poder de absorción, en general con propiedades antisépticas y regenerantes, a la que luego hay que sumar las propiedades específicas de cada tipo de arcilla existente, que son unas buenas cuantas.

La textura de la mascarilla es espesa, tiene unas pequeñas partículas sólidas que creo que son de la arcilla y del kaolín que contiene, pero que no exfolian absolutamente nada, parece que desaparecen al ponértela. Si se es un poco quisquilloso con las texturas que recuerdan claramente al barro, pues no te va a gustar un pelo, pero si te gustan las mascarillas de arcilla en general y ese tipo de ligazones densos, te encantará. Al secarse, queda tirante, es de esas en las que no puedes ni gesticular.

Su olor es claramente a arcilla, con algo más, seguramente el olor del argán, hay gente a la que le choca, pero a mí me resulta agradable pues es cálido, ligeramente especiado. Su color, pues marrón barro total.

Para usarla deberemos extender una capa espesa, tanto si es en la piel como en el pelo, y esperar cinco minutos, luego la retiramos con agua. Para la piel, deberemos respetar el clásico «evitar el contorno de ojos y labios». Lo bueno que tiene es que es rápida, nada de estar veinte minutos o media hora con ella puesta, sólo cinco minutos y estamos listas, así que para alguien que busque algo con lo que estar lista rápido será ideal, pero si te da la gana de estar más tiempo con ella puesta, puedes hacerlo perfectamente y disfrutar de tu sesión de spa casero.

Para empezar con los resultados en la piel, comentar que la tengo mixta, con un poco de deshidratación ganada con la edad, pero poquita todavía. Al hablar, los resultados y sensaciones son en mi piel, el efecto y resultados son muy diferentes entre distintas personas (mira que me repito con este párrafo, no podrán decir que no lo aviso).

Para variar, la uso en la ducha, tras limpiarme bien el rostro y aprovechando que los poros están abiertos por el agua caliente. Cuando me la aplico, la piel me queda muy limpia, pues la arcilla purifica profundamente, pero, debe ser por el contenido de aceite, para lo purificante que es no la noto tirante, sino suave. Me ayuda con el control de los granitos, los puntos negros y los poros dilatados.

Para empezar con los resultados en el pelo, comentar que lo tengo muy liso, graso, con un poco de sequedad en las puntas. Al hablar, los resultados y sensaciones son en mi pelo, el efecto y los resultados son muy diferentes entre distintas personas.

Con el pelo me pasa algo parecido que con la piel, al ser purificante me lo deja muy suelto, pero el pelo no está reseco en las puntas, sino que está brillante, sedoso, pero no tanto como para que al día siguiente se me quede apelmazado, que es lo que me ocurre con las mascarillas que son muy hidratantes o nutritivas, y con las que tengo que tener especial cuidado. Esta es la única mascarilla, junto con la de depliplús específica par la zona, que me atrevo a usar en el cuero cabelludo, con las demás no puedo hacerlo si no quiero que parezca que me eché un chorro de aceite en la cabeza.

Opino que en pieles o cabellos secos se quedará corta de nutrición e hidratación. Para pieles sensibles, ni idea, supongo que adaptando los tiempos de exposición y usándola con cuidado puede servir también, pero no garantizo nada, ojito con las partículas sólidas, podría funcionaros como exfoliante en este caso.

En conclusión, es una buena mascarilla para pieles o cabellos con tendencia grasa, muy purificante pero suave a la vez. Para quien busque la comodidad de usar el mismo producto para varias zonas o para quien quiera un uso rápido, es una buena opción.

¿Me la volvería a comprar? Pues sí, de hecho estoy usando mi segundo bote y creo que será un habitual en mi casa, aunque la vaya alternando con otros productos (soy así, pico de todos lados, me encanta ir probando cosas).

Yves Rocher no testa en animales.

Las fotos están tomadas de la web de Yves Rocher.

1 Response to "Yves Rocher: mascarilla de arcilla marroquí"

[…] ocasión lo que me llevé de allí fue un nuevo bote de mascarilla de arcilla marroquí (reseña aquí) y vi que les quedaban jumbos color turquesa de la colección de verano, así que pa´ la saca […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *