Mirianrocu

Showroom jóvenes diseñadores, para allá que fuí

Posted by: mirianrocu on: 24 septiembre, 2011

Esquina con complementos para el pelo y neceseres de Terezita

Ayer, por fin, se celebró el Showroom en la tienda «Déjalo ser».

Quedé a las cuatro y media con una buena amiga, cogimos el tranvía y pusimos rumbo a La Laguna. Llegamos excesivamente puntuales, todavía estaban ultimando algunos detalles, así que nos dimos un paseo y volvimos a los diez minutos.

Al regresar nos encontramos con que ya habían llegado más personas, tan temprano y ya se notaba ambientillo. Nosotras tiramos para adentro y empezamos a «golisnear» en todo lo que allí se exponía, tanto lo de venta habitual en la tienda como la muestra de las dos protagonistas de la tarde, Terezita complementos y Adriana´s.

Mi acompañante fiestera y otra clienta viendo y conversando sobre los trabajos expuestos

Broches, diademas, pendientes, pulseras, bolsos, neceseres, camisetas… montones y montones de complementos en variados materiales, colores, formas… caritas de fimo, mariposas de cuero, pulseras de cordones de colores, animalitos de tela y guata, pendientes de nácar y metal, diademas de cobre retorcido… Tanto había y tanto vi que, a la hora de elegir algo para llevarme lo tuve difícil, muy difícil.

Al final me decidí (por fin) y me llevé un broche de fimo de Adriana, la preciosa carita de una muñeca, con el pelo rizado y malva, un collar de bolitas y pecas en su rostro.El detalle de presentarlo sobre la cartulina «cosida» lo hace muy simpático para hacer un regalo, pero esta vez no, esta vez se queda conmigo, así que considerémoslo un auto-regalo.

Broche de Adrianas

También me llevé una preciosa pulsera de Terezita, con un cordón naranja, otro verde y una cadena plateada con dos charms de pajaritos y una bolita verde, y el cierre precioso, con forma de corazón. Lástima que esta foto me haya quedado un poco desenfocada, todavía tengo mucho que aprender para sacar unas fotos medianamente decentes, pero todo llegará, jejejejeje.

Pulsera de Terezita

Después de dar vueltas y vueltas, hablar con las chicas, probarnos de todo y comprar, nos fuímos a dar un paseo por La Laguna, acabamos en la dulcería «La Princesa» comiéndonos unos cupcakes, luego cenita en el «Gran Café» para rememorar nuestros años universitarios, cuando mi amiga y yo compartíamos clase en la facultad de Educación y disfrutando de la conversación, que a lo tonto, a lo tonto se extendió hasta las dos de la madrugada.

media ración de papas fritas con todo

Vaya, uno de esos días que valen la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *