Mirianrocu

Mercadona: Exfoliante desincrustante Deliplús

Posted by: mirianrocu on: 28 septiembre, 2011

 

foto tomada de http://zorennenounmei.blogspot.com/

En una de mis visitillas a Mercadona, ese reducto pecaminoso de la gula y la soberbia, compré este exfoliante, pues me daba la sensación de que al estar orientado a pieles grasas y con tendencia acnéica, podía ser una ayudita para ir limpiando los puntos negros que se me instalan en nariz y barbilla (puñeteros perpetuos) y alguno que sale de vez en cuando en la línea de la mandíbula o en la frente (puñeteros esporádicos). Si no recuerdo mal, me costó 3.25€.

En su momento, la línea de pieles grasas contaba, además, con un gel limpiador purificante, una loción limpiadora, un fluido hidratante y una mascarilla equilibrante, actualmente no sé si siguen exactamente los mismo productos pues Mercadona ha estado haciendo cambios en su gama de productos cosméticos.

Lo primero que vemos es una caja de cartón fino, de color blanco. En el frontal, una bonita imagen acuática acompañada del nombre del producto la marca, la cantidad y la indicación “oil free”, todo en tonos azules y naranjas. En los laterales continúa el dibujo acuático, y en la parte trasera vemos la presentación del producto, su modo de empleo, los componentes, la caducidad, la dirección de la empresa y el número de atención al cliente de Mercadona. Debo confesar que la combinación de colores me encanta, de hecho, una habitación de mi casa está decorada con estas tres tonalidades.

En el interior, un tubo plástico de 75 ml que repite  el frontal y la trasera de la caja. El tubo permite extraer de manera muy cómoda el contenido, hasta casi exprimirlo, pero eso no quita para que lo cortéis como hice yo, pues en las paredes suele quedar producto para unas cuantas aplicaciones más.

La textura del exfoliante está entre un gel y una crema, de color blanquecino, y los gránulos son de color azul, claramente visibles. Al aplicarlo sobre la piel noto que se extiende bastante bien, es fácil repartirlo por la cara y frotar. Su olor es como a jabón, un olor a limpio, sin más, y resulta agradable. Lo que sí cuesta un poco más es retirarlo, pues al tener ese punto cremoso se adhiere más a la piel, si lo que os gusta es dar dos enjuagadas y estar listas, esto no es para vosotras, hay que enjuagarlo muy bien.

La foma de usarlo, sencillita, nos mojamos la cara, cogemos un poco  del exfoliante y lo repartimos sobre la cara, frotamos con suavidad un ratito para limpiar bien, insistiendo en las zonas más problemáticas y evitando el contorno de ojos y labios. Finalmente, aclaramos con agua, a mí me gusta hacerlo con el agua fresquita, pero hay gente que prefiere hacerlo con el agua tibia. Luego podemos ponernos nuestro tónico, suero, hidratante, tratamiento, etc. Yo aprovecho el “momento ducha”, tengo la cara bien mojada, los poros abiertos del agua caliente y no me preocupa que algún trocito se caiga, porque el agua se lo lleva todo para el desagüe, y como ya dije, como es de lo último que uso en la bañera, me termino de enjuagar con agua fresca.

La frecuencia, pues ya depende de cada cual, pero con este no debemos excedernos de dos veces a la semana, pues rasca y podríamos sufrir un efecto rebote y fastidiarnos la piel, en vez de mejorarla, tenerlo en cuenta. Personalmente, lo uso una vez a la semana.

Cada bote dura unos cuantos meses, así que cunde mucho.

Las pieles más secas o sensibles deberán andarse con mucho ojo con este exfoliante, pues el gránulo es normal, pero viene mucha cantidad de ellos en el gel y se nota que rasca, lo que puede ser demasiado para caras más delicadas. Yo es que tengo la cara un poco dura, jejejeje, seguramente por eso me va bien.

Para empezar con los resultados en la piel, comentar que la tengo mixta, con un poco de deshidratación ganada con al edad, pero poquita todavía. Al hablar, los resultados y sensaciones son en mi piel, el efecto y resultados son muy diferentes entre distintas personas.

Este producto me limpia la piel en profundidad, cuando termino noto la piel muy suave, más lisa, sin brillos. Los puntos negros se suavizan y son un poquito menos evidentes, por supuesto no los elimina, para eso hace falta tratamientos específicos de cutis y cuidarse muchísimo este problema. El resultado obtenido dura unas cuantas horas en lo que es puntos negros y grasilla, para aumentar la duración del efecto hay que combinar el exfoliante con geles, cremas y cosillas que hagan un frente común contra estos puñeteros. El aspecto que me deja en la piel me gusta, la veo mejor, y entre eso, lo que cunde y el precio, este producto me ha parecido bueno.

En conclusión, es un buen exfoliante, para eso cumple con su función perfectamente. Para quien esté buscando la solución definitiva para sus puntos negros en un solo producto, pues va a ser que se le quedará corto, y para quien tenga la cara más fina, sensible o seca, será agresivo y deberán andarse con cuidado.

La gran pregunta ¿lo volveré a comprar? pues en algún momento seguramente sí, me queda para un par de aplicaciones más y entonces tendré que comenzar un nuevo exfoliante. Tengo pendiente por empezar uno de Yves Rocher que ya está en casita, y como me gusta probar, ya veremos si luego me da por volver a este o sigo con otros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *