Mirianrocu

Lush: limpiadora facial Piel de Ángel

Posted by: mirianrocu on: 17 agosto, 2011

El pasado mes de abril hice un pedido a Lush UK junto a una buena amiga. Una de las cosas que encargué fue esta limpiadora facial de la que había leído buenas críticas y que me llamaba la atención, me costó 5.95 libras los 100 gramos. Pues a mediados de agosto la he terminado, y ahora puedo dar una opinión bien formada y asentada sobre ella.

Para empezar, comentar que tengo la piel mixta, con un poco de deshidratación. Al hablar, los resultados y sensaciones son en mi piel, el efecto y los resultados son muy diferentes entre distintas personas.

Al abrir el bote nos encontramos con una pasta densa, granulosa, beige rosácea, y nos da en la nariz un curioso olor a lavanda mezclada con otras cosas más difíciles de identificar, es un olor relajante aunque algo intenso.

Esta limpiadora facial tiene la particularidad de tener pequeñísimos trocitos de almendra entre sus componentes, por lo que además de limpiar, ejerce una suave acción exfoliante perfecta para diario. Contiene Caolín, lo que limpia la piel bastante bien, y los aceites hacen que después de lavarla, la piel del rostro no se note nada tirante, sino suave y ligeramente hidratada.

Vamos a hacer un pequeño apunte sobre las propiedades de los aceites que encontramos en esta pasta. El aceite de lavanda es antiséptico, regulador de la grasa, calmante y cicatrizante; el aceite de manzanilla azul es antiinflamatorio y descongestionante de la piel, y calma las irritaciones; el aceite de tagetes es antibacteriano y antimicótico; el absoluto de rosas damascenas es famoso por su poder regenerante sobre arrugas, eccemas y otros problemas de la piel; y la resina de benjuí, que es un despigmentante.

Yo la usaba por las noches, me limpiaba la cara con esta pasta, luego usaba el tónico “Un soplo de aire fresco” y mi hidratante de ese momento. Tras su uso notaba la piel muy limpia, a lo que ayuda esa sensación de ligero rascuñeo de las almendras molidas, y la sentía confortable, como si pudiera irme así mismo a la cama, sin usar nada más. Con el paso del tiempo notaba la piel mejor, con algo menos de granitos y puntos negros, y me ayudó a mejorar el estado de hidratación de mi piel pues ya me avanzaba una parte de ella dentro del mismo proceso de limpieza.

Creo que es una limpiadora apta para todo tipo de pieles, pues si la tienes grasa te la limpiará bien, si la tienes seca no te la resecará, si la tienes mixta ayudará a equilibrarla, si la tienes normal, te la mantendrá, y si la tienes sensible la puedes usar como tu principal exfoliante pues resulta muy suave.

Lo complicado de esta limpiadora es su uso, hay que coger una pequeña cantidad, mezclarla con agua para aligerarla y luego frotarla por la cara, esperamos un minutito a que los aceites y la arcilla hagan su efecto y luego retiramos con agua tibia ¿Pesado? sí, pero la sensación que deja y los resultados me valieron la pena.

Para terminar, debo comentar que esta limpiadora tiene un periodo de caducidad de tres meses. A mí me ha durado más, cinco meses, pero me ha aguantado bien, no se ha puesto en mal estado y su efectividad ha seguido siendo la misma. Por si os preguntáis dónde la he dejado, ha estado todo el tiempo en mi cuarto de baño, sobre la encimera del lavamanos.

Está incluída dentro de la línea vegana de Lush.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *